Tres agentes de Carabineros de Chile murieron en un ataque, tras ser emboscados en La Araucanía, una región que es escenario de un conflicto ancestral entre los pueblos originarios, el Gobierno y grandes empresarios latifundistas y forestales, que explotan tierras y bosques milenarios.

Tres carabineros de Chile fueron asesinados la madrugada del sábado en La Araucanía, víctimas de una emboscada, el peor ataque sufrido en la historia reciente por las fuerzas de orden en la zona mapuche del sur del país.

El crimen se produce en una región de Chile que es escenario de un conflicto ancestral entre los pueblos originarios, el gobierno y grandes empresarios latifundistas y forestales que explotan tierras y bosques milenarios.

Los tres carabineros de la comisaría de Los Álamos fueron encontrados calcinados dentro de una patrulla policial en una ruta de la localidad de Cañete, en las cercanías de la ciudad de Concepción, unos 500 km al sur de Santiago.

Los fallecidos fueron identificados como el sargento primero Carlos Cisterna Navarro, el cabo primero Sergio Arévalo Lobos y el también cabo primero Misael Vidal Cid.

El hallazgo de los cuerpos fue realizado por personal de los bomberos, quienes llegaron al lugar tras recibir un aviso sobre el incendio del vehículo. El atentado ocurrió el día en que Carabineros, la policía militarizada chilena, celebra su aniversario 97.

La zona se encuentra bajo resguardo militar debido a los ataques incendiarios que se registran allí, atribuidos en su mayoría a agrupaciones radicales mapuches, la mayor etnia de Chile, que reivindica la restitución de tierras ancestrales.

DUELO NACIONAL POR TRES DÍAS
Nada más conocerse la noticia, el presidente de Chile, Gabriel Boric, reunió a su gabinete de crisis, condenó el atentado y dijo que no habría pausa en la persecución de los asesinos.

«Esta madrugada recibimos la grave y dolorosa noticia de un atentado en la provincia de Arauco en el que fueron asesinados tres carabineros. Luego de una reunión de emergencia con las ministras Carolina Tohá, Maya Fernández, los subsecretarios Manuel Monsalve y Ricardo Montero, y la delegada presidencial de Biobío, Daniela Dresdner; coordinamos acciones inmediatas para responder a este cobarde atentado. En las próximas horas, viajaré con diversas autoridades del Estado a la zona», explicó el mandatario en redes sociales.

«Las policías, Fuerzas Armadas y los equipos de Gobierno ya trabajan en el lugar. Les aseguro a los chilenos y chilenas que no habrá impunidad y que daremos con el paradero de los autores de este terrible crimen. Por último, he decidido decretar Duelo Nacional por tres días en todo el país. Sepan, Carabineros de Chile, que no están solos», agregó.

«CRUEL Y VIL ASESINATO»
En la misma línea, el jefe de los carabineros, general Ricardo Yañez, lamentó que «una vez más cargamos con el luto, con el peso de un cruel y vil asesinato. Fueron terriblemente asesinados tres carabineros que se encontraban cumpliendo y brindando seguridad, en una zona que sabemos que es compleja».

«Nuevamente, nuestro mes de abril, nuestro aniversario, se ve teñido por sangre, por quienes no dudan en asesinar a quienes nos cuidan. Estamos dolidos, profundamente acongojados por esto, y transmitimos nuestras condolencias a sus familias y compañeros de trabajo», dijo Yañez, quien anunció la suspensión de los actos protocolarios por el día del Carabinero.

Tras señalar que no tiene registro en su historia de 38 años de servicio de un crimen como el ocurrido, el general Ricardo Yañez, afirmó que el crimen de los tres carabineros «no fue casual» y «no fue al azar».

El atentado tiene lugar la misma semana en que la justicia declaró culpable de «usurpación violenta de predio», hurto y «atentado contra la autoridad» a Héctor Llaitul, líder de la Coordinadora Arauco-Malleco (CAM), una de las agrupaciones que ha reivindicado ataques incendiarios en la zona.

Llaitul arriesga hasta 25 años de cárcel por esos delitos, en una sentencia que la justicia dará a conocer el próximo 7 de mayo.

«TERRIBLE CRIMEN»
Según relató a la prensa la ministra del Interior y Seguridad de Chile, Carolina Tohá, «se recibió por parte de Bomberos el aviso de un vehículo incendiándose y, cuando llegaron al lugar, descubrieron que se trataba de una patrulla de Carabineros».

«Al interior del vehículo, descubrieron a los tres funcionarios fallecidos, en esta condición de calcinados», agregó Tohá, que también viajó a la zona.

La camioneta en que se trasladaban los policías era blindada. Los cuerpos fueron hallados en la parte posterior del vehículo y habrían sido dejados allí tras recibir ráfagas de disparos en la ruta, donde cayeron abatidos, de acuerdo con la investigación preliminar.

Junto con el presidente Gabriel Boric, en una señal de unidad institucional, viajaron a la ciudad de Concepción los comandantes del Ejército, la Fuerza Aérea y la Marina, además de parlamentarios, y el presidente de la Corte Suprema.

«Acá no hay fisuras; somos una sola fuerza del Estado de Chile, de la sociedad chilena en contra de esos delincuentes, en contra de esos terroristas que hayan cometido este asesinato que enluta a todo el país», agregó el mandatario.

Al arribar a Concepción, Boric informó que no descarta convocar al Consejo de Seguridad Nacional (Cosena), el más alto organismo consultivo en estas materias.

PROTESTAS EN SANTIAGO
En Santiago, en tanto, centenares de personas se reunieron en las cercanías del palacio presidencial de La Moneda, para protestar por el asesinato de los tres policías.

Boric decretó hace casi dos años la militarización de la provincia de Arauco, junto a otras localidades de la vecina región de la Araucanía, en un intento de contener los frecuentes ataques incendiarios registrados allí, sobre todo en contra de las actividades de la industria forestal.

Esta semana el gobierno había celebrado la reducción a la mitad de las acciones violentas respecto al inicio de la gestión de Boric, en marzo de 2022. (Con información de AFP y EFE)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí