El grupo chií libanés Hizbulá reclamó la responsabilidad de un ataque con drones contra posiciones militares en el norte de Israel, desencadenando una serie de bombardeos por parte de Israel contra objetivos de Hizbulá en el sur del Líbano. Según Hizbulá, el ataque con drones alcanzó con éxito las posiciones enemigas, destruyendo vehículos y causando bajas entre las fuerzas israelíes.

El Ejército israelí confirmó la detección de un avión no tripulado procedente del Líbano en la zona de Metula. En respuesta, aviones de combate israelíes bombardearon unas 15 estructuras militares e infraestructura terrorista pertenecientes a Hizbulá en el sur del Líbano, específicamente en un complejo vinculado a las Fuerzas Radwan, el cuerpo de élite del grupo.

Además de los bombardeos en el sur del Líbano, se reportaron ataques aéreos intensos en los Valles de Iqlim al Tuffah y Jabal al Rihan, con especial atención en la zona de Lwaiza, ubicada a casi 20 kilómetros de la frontera con Israel. Estos incidentes se suman a los bombardeos previos perpetrados por Israel en el Valle de la Bekaa, que dejaron al menos tres heridos.

La escalada de violencia se acentuó luego de que un ataque israelí en el sur del Líbano resultara en la muerte de cuatro miembros de una misma familia. Este incidente provocó una serie de respuestas significativas por parte de Hizbulá, incluidos lanzamientos de cohetes contra una base militar israelí. Estos enfrentamientos, que se originaron en octubre pasado en el contexto del conflicto en Gaza, representan la escalada más grave entre las partes desde la guerra de 2006.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí