La madrugada de este martes en Rafah, al sur de la Franja de Gaza, resultó en la trágica pérdida de al menos 18 residentes gazatíes debido a los constantes bombardeos llevados a cabo por el Ejército israelí. Estos ataques continuaron a pesar de la falta de una tregua, ya que el Gabinete de Guerra israelí decidió mantener su «operación» militar en curso.

La Operación Rafah, como la denominó Israel, se inició con una noche marcada por el sonido ensordecedor de vuelos y fuego intenso de helicópteros, además de bombardeos de artillería dirigidos a zonas cercanas al cruce de Rafah, que actualmente se encuentra inoperativo, así como en la parte más meridional del enclave, conocida como el bloque 270. Estos ataques provocaron una situación de devastación y pérdida en la región.

Hasta el momento, el Ejército israelí no ha proporcionado detalles específicos sobre la ofensiva aérea realizada en la noche anterior en el este de Rafah, a pesar de que por la mañana se había ordenado la evacuación de la zona. Sin embargo, se emitió un comunicado vago durante la noche anunciando «ataques selectivos». Esta falta de información detallada deja a la comunidad internacional y a los residentes locales en la incertidumbre sobre el alcance y la razón detrás de estos ataques devastadores.

La situación en Gaza sigue siendo precaria y tensa, con la población civil sufriendo las consecuencias de la violencia continuada. Los llamados a la calma y a la búsqueda de soluciones diplomáticas urgentes son cada vez más urgentes, ya que la escalada de violencia solo agrava el sufrimiento y la pérdida en ambas partes del conflicto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí