El Ministerio de Sanidad de Gaza informó que la cifra de muertos en el enclave ha superado los 36.000, con 66 fallecidos en las últimas 24 horas, incluyendo 45 en un bombardeo contra un campo de refugiados en Rafah. Médicos Sin Fronteras y la UNRWA denunciaron la masacre, describiéndola como una «noche sangrienta» y «aterradora».

Según Martina Marchio, coordinadora médica de MSF en Gaza, el ataque israelí afectó un campo de civiles en el área de Tal al Sultan, donde MSF tiene un centro de estabilización de heridos. Los trabajadores de MSF trataron a 128 heridos, de los cuales 28 llegaron sin vida, destacando la falta de lugares seguros en Gaza y haciendo un llamado urgente a un alto el fuego.

La UNRWA también condenó el ataque, calificándolo como «aterrador» y destacando la vulnerabilidad de las familias en busca de refugio. El bombardeo tuvo lugar en un campo de desplazados cerca de un almacén de la UNRWA en Tal al Sultan, una zona que aún no había sido evacuada por el ejército israelí en el marco de su operación militar en la región.

La situación en Gaza se ha vuelto cada vez más crítica, con ataques indiscriminados que afectan a la población civil y a refugios considerados «zonas seguras». La escalada de violencia ha generado llamados urgentes a un cese al fuego inmediato y permanente por parte de organizaciones humanitarias y de la comunidad internacional.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí