Rusia ha acusado a la OTAN de incrementar las tensiones al alentar a Ucrania a utilizar armamento occidental en ataques contra objetivos dentro de territorio ruso. Según el Kremlin, esta postura de la OTAN ha marcado una nueva fase de antagonismo y escalada de tensiones con Rusia, lo que ha generado preocupación y críticas por parte del gobierno ruso.

Aunque Estados Unidos y Alemania aún no han autorizado el uso de su armamento en las operaciones ucranianas contra Rusia, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha instado a dar luz verde a Kiev, una posición que ha recibido apoyo de algunos países miembros, como Francia. Sin embargo, esta postura no cuenta con unanimidad dentro del bloque aliado.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, ha denunciado la retórica belicosa occidental y ha advertido sobre las posibles consecuencias de estas acciones. Según Peskov, esta escalada de tensiones solo causará daño a los intereses de aquellos países que han decidido promoverla, tanto en términos políticos como en seguridad.

El presidente ruso, Vladímir Putin, ha amenazado con «graves consecuencias» para la seguridad de Europa en caso de que la OTAN autorice los ataques con armamento occidental. Putin ha instado a los países aliados a ser conscientes de las implicaciones de sus acciones y ha advertido sobre el riesgo de jugar con fuego en una región tan volátil como la europea.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí