Por Abeer Salman
Después de permanecer atrapadas en un edificio durante más de una semana en un barrio de la ciudad de Gaza asediado por tropas israelíes, un grupo de mujeres palestinas le dijo a CNN que se vieron obligadas a huir hacia el sur de la ciudad con sus hijos, dejando atrás a otros miembros de sus familias. Algunas caminaron descalzas durante más de 24 kilómetros a lo largo de un tramo de costa para escapar de la guerra.

Una mujer dijo que no tuvo más remedio que abandonar a su anciana madrastra en la playa y temía haber sido atacada por perros que deambulaban por la zona.

CNN habló con las cuatro mujeres en el Hospital de los Mártires de Al-Aqsa en Deir Al-Balah, en el centro de Gaza, donde llegaron el 3 de febrero con 16 hijos, de entre 9 meses y 12 años, después de caminar durante unas ocho horas en el frío y la lluvia desde la ciudad de Gaza. El grupo de familiares y vecinos, que son de Abu Eskandar, un barrio en el norte de Gaza, dijeron que habían buscado refugio en la ciudad de Gaza en su viaje hacia el sur, refugiándose en un edificio de apartamentos en el barrio de Al-Rimal.

En extensas entrevistas, las mujeres alegaron que las fuerzas israelíes secuestraron a sus maridos e hijos, a sus parientes mayores y a una hermana, una doctora, del edificio de apartamentos donde se refugiaban en la ciudad de Gaza. Acusaron al ejército israelí de volar el edificio, así como otros cercanos.

Un video compartido en las redes sociales el 4 de febrero mostraba el edificio de apartamentos en ruinas donde las mujeres dijeron que se habían refugiado. El propietario del edificio, Abdallah Wael, confirmó a CNN que fue destruido hace poco más de una semana y que el video era auténtico. Wael añadió que sabía que las familias desplazadas se estaban refugiando y que a las mujeres se les pidió que se fueran.

Hablando desde el Hospital de los Mártires de Al-Aqsa en Deir Al-Balah, Israa Hassan Ahmed al-Ashkar le dijo a CNN que su familia había estado atrapada en un edificio en la ciudad de Gaza durante una semana, mientras la fuerza israelí asedió la zona. (Crédito: Mohammad Al Sawalhi/CNN)

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Volker Türk, dijo en un comunicado este jueves pasado que las fuerzas israelíes estaban llevando a cabo demoliciones de edificios residenciales y otras estructuras civiles en todo el enclave, incluida la ciudad de Gaza.

Es difícil acceder a Al-Rimal para verificar lo que está sucediendo allí, ya que los combates se han desatado. CNN no pudo confirmar de forma independiente las acusaciones hechas por las mujeres, pero cada una dio relatos muy similares de lo que había sucedido.

El exclusivo barrio de Al-Rimal en la ciudad de Gaza ha sido devastado por la intensa campaña de bombardeos de Israel, lanzada en respuesta a los mortales ataques de Hamas en Israel el 7 de octubre. Los ataques aéreos casi constantes han reducido el otrora vibrante distrito comercial de la ciudad, con sus oficinas, edificios de apartamentos de lujo y restaurantes, reducidos a escombros.

Decenas de miles de personas huyeron de la ciudad en oleadas desde que comenzaron los bombardeos. A finales de enero, decenas de personas murieron en ataques aéreos contra la ciudad y las tropas israelíes invadieron el distrito de Al-Rimal, según Khader Al Za’anoun, periodista de la agencia oficial de noticias palestina WAFA.
Más de 28.000 palestinos han muerto y 66.000 han resultado heridos en ataques israelíes desde que comenzó la guerra, según el Ministerio de Salud de Gaza dirigido por Hamas.

Una mujer, Israa Hassan Ahmed al-Ashkar, dijo que durante toda una semana el grupo estuvo atrapado en el edificio de apartamentos de Al-Rimal. El ejército israelí «nos aterrorizó y aterrorizó a los niños. Nos asediaron durante una semana entera», dijo al-Ashkar.

Dijo que no habían comido ni bebido nada. «No hay nada en la casa, apenas encontramos un poco de agua, y era agua salada. Era salada. La bebimos nosotros y nuestros hijos. No pudimos hacer ningún ruido… para que no supieran que estábamos allí».

Hoda Harb, otro miembro del grupo que llegó al hospital, dijo que cuando los soldados israelíes finalmente llegaron al edificio donde se escondían, lo asaltaron a pesar de que ella dijo que había niños adentro. «Les abrimos la puerta y les pedimos que no dispararan. Les dijimos que solo teníamos hijos, pero siguieron disparando».
Vía: CNN

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí