Cinco pacientes murieron en el Hospital Nasser en Khan Younis después de que un ataque israelí provocara que las instalaciones se quedaran sin energía eléctrica, dijo el Ministerio de Salud en la Gaza controlado por Hamas, mientras la Organización Mundial de la Salud (OMS) denunciaba la situación «profundamente alarmante».

El Ministerio dijo en un comunicado el viernes por la mañana que el Complejo Médico Nasser estaba “sin electricidad, sin agua, sin alimentos ni calefacción”, después de que las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) lanzaran la redada el jueves y detuvieran a varias personas.

El Ministerio de Gaza también anunció en una actualización separada el viernes por la mañana (hora local) que dos mujeres embarazadas habían dado a luz en el hospital «en condiciones extremadamente difíciles e inhumanas».

Posteriormente acusó a las fuerzas israelíes de obligar a “los pacientes varones que pueden moverse y a sus acompañantes a evacuar el antiguo edificio Nasser sin sus pertenencias y trasladarse al edificio de maternidad, que ha sido convertido en un cuartel militar”.

Las FDI siguieron adelante con su ataque a las instalaciones el viernes y dijeron en un comunicado que habían detenido a más de 20 sospechosos relacionados con el ataque de Hamas contra Israel el 7 de octubre.

«Las tropas localizaron armas dentro del hospital y detuvieron a decenas de sospechosos de terrorismo», afirmó el ejército israelí en un comunicado el viernes. Las FDI no proporcionaron ningún detalle adicional sobre las personas detenidas ni sobre la naturaleza de su presunta participación en el ataque de Hamas.

El ejército israelí también dijo que había encontrado armas dentro de las instalaciones, incluidos proyectiles de mortero y granadas, y publicó una fotografía de baja resolución del presunto conjunto de armas. CNN no pudo verificar de forma independiente dónde y cuándo se tomó la fotografía.

La incursión de las FDI en lo que era el hospital más grande que aún funcionaba en Gaza ha dejado a los organismos internacionales profundamente preocupados. «La incursión militar en el Complejo Médico Nasser y los informes que surgen de los hospitales son profundamente alarmantes», dijo el viernes en Ginebra el portavoz de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tarik Jasarevic.

“Los pacientes, los trabajadores de la salud y los civiles que buscan refugio merecen seguridad, no peligro, en los lugares de curación. Los informes sobre el traslado forzado de muchos pacientes a un edificio diferente son muy preocupantes”.

Según la OMS, Nasser ya era “apenas funcional”, con una capacidad limitada para brindar atención urgente.

Jasarevic dijo que “los pacientes gravemente heridos y enfermos permanecen en el hospital. Existe una necesidad urgente de entregar combustible al hospital para garantizar la continuidad de los servicios que salvan vidas”.

«Una mayor degradación de las instalaciones significa más vidas perdidas, más enfermedades y sufrimiento», añadió. “El hospital es la columna vertebral del sistema de salud en el sur de Gaza y debe seguir funcionando.

Al lanzar su incursión, las FDI aseguraron que la operación fue dirigida por información de inteligencia recopilada en parte de rehenes liberados. Israel dijo que creía que los cuerpos de los rehenes muertos estaban retenidos dentro del hospital. Hamas negó las acusaciones y dijo que el grupo “no tenía nada que hacer” en el hospital.

El portavoz de las FDI, Daniel Hagari, dijo el jueves por la noche que las tropas no habían encontrado ningún rehén, pero seguían escaneando las instalaciones.

“Nuestras fuerzas estuvieron en el hospital las últimas horas buscando rehenes. No hemos encontrado nada todavía. Pero estamos escaneando el área y seleccionaremos cualquier cosa que sea relevante”, dijo Hagari durante una sesión informativa.

Hagari dijo que utilizar hospitales “para actividades terroristas” y como bases militares, así como mantener rehenes allí, era contrario al derecho internacional, aunque Hamas ha negado esas afirmaciones.

Las FDI dijeron que no habían atacado el suministro de energía del hospital y que un mal funcionamiento del generador había causado el corte de energía.

A pesar del corte, “todos los sistemas vitales” siguieron funcionando gracias a un sistema de energía de respaldo, dijeron las FDI, y agregaron que las tropas del ejército israelí también habían suministrado un generador alternativo, alimentos para bebés, agua y combustible diesel al hospital.

Los hospitales son bienes civiles protegidos según el derecho internacional humanitario. Es ilegal, con pocas excepciones, atacar instalaciones médicas o impedirles de otro modo brindar atención. Un hospital solo puede perder su estatus de protección si es utilizado por un grupo armado para actos que se consideren “perjudiciales para el enemigo”.

Pero, incluso entonces, los pacientes y médicos del interior siguen protegidos por el principio de proporcionalidad. Se debe dar una advertencia y tiempo para una evacuación segura antes de llevar a cabo un ataque.
Antes de su operación en el Hospital Nasser, las FDI ordenaron a cientos de civiles que abandonaran las instalaciones, que habían estado utilizando como refugio. El personal médico ha compartido videos en los últimos días, vistos por CNN, que muestran destrucción generalizada y daños a la infraestructura hospitalaria.

Un médico atrapado dentro del complejo dijo en un mensaje el jueves compartido con CNN que el personal de salud no pudo llegar a la unidad de cuidados intensivos del hospital mientras el ejército operaba dentro. «Todos los pacientes de unidad morirán», afirmó.

El cirujano, que pidió no ser identificado por razones de seguridad, añadió que las salas y pasillos del hospital están “inundados de camas” y que “la mayoría de los pacientes no tienen la posibilidad de recibir medicamentos o atención médica… no pueden hacer rondas sobre los pacientes. No podemos movernos entre camas”.

Las fuerzas israelíes bombardearon el hospital la madrugada del jueves, matando e hiriendo a un “número indeterminado de personas”, de acuerdo con Médicos Sin Fronteras (MSF). Desde el ataque, uno de sus colegas está desaparecido.

El personal de MSF se vio obligado a huir del hospital a través de un puesto de control establecido por el ejército israelí, dijo la agencia, añadiendo que un empleado “fue detenido” allí.
Vía: CNN

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí