Por Nathan Hodge
Alexey Navalny representó en su momento un futuro alternativo para Rusia: un lugar optimista y con visión de futuro, libre del gobierno unipersonal del presidente Vladimir Putin. Con la muerte del líder de la oposición en una prisión en el norte del Círculo Polar Ártico, el sombrío panorama político de Rusia es ahora muchos tonos más oscuros.

Sería difícil exagerar hasta qué punto Navalny simbolizaba el implacable empeño de Putin por borrar de Rusia los últimos restos de oposición política. Durante sus muchos años de activismo, Navalny y sus partidarios vieron cómo la policía antidisturbios cancelaba sus concentraciones de protesta, allanaba sus oficinas y practicaba innumerables detenciones que llevaron a los activistas a la cárcel o les obligaron a abandonar el país.

El propio Navalny pagó un precio extraordinariamente alto por su activismo. Bajo la vigilancia constante de los servicios de seguridad de Putin, Navalny sobrevivió a un envenenamiento casi mortal con el agente neurotóxico Novichok, pero regresó desafiante a Rusia en lugar de permanecer en un cómodo exilio. A su regreso a Moscú fue inmediatamente detenido.

Lo que siguió fue una parodia de justicia penal en la que los fiscales rusos acumularon cargos contra Navalny, que continuó arremetiendo contra Putin. En una comparecencia ante el tribunal por videoconferencia, un Navalny demacrado por una huelga de hambre desdeñó al presidente diciendo: «Me gustaría decir que su rey está desnudo, y más de un niño lo está gritando, ahora son millones de personas las que ya lo están gritando. Es evidente. Veinte años de gobierno incompetente han llegado a esto: hay una corona que le resbala de las orejas», dijo Navalny.

«Su rey desnudo quiere gobernar hasta el final, no le importa el país, está aferrado al poder y quiere gobernar indefinidamente».

Pero incluso durante un brutal recorrido por el sistema penal ruso, Navalny mantuvo la compostura y su extraordinario sentido del humor. En un post en Telegram en enero, bromeó sobre la espantosa música de la estrella pop proguerra Shaman que sonaba por los altavoces de la prisión en la colonia penal IK-3 en Kharp, en la región de Yamal-Nenets.

«Imagínense la imagen: distrito autónomo de Yamalo-Nenets», escribió. «Noche polar. En el barracón de castigo de una colonia de régimen especial, A. Navalny, condenado a 19 años de cárcel, a quien la propaganda del Kremlin lleva años ridiculizando por participar en las protestas rusas, tiene que hacer ejercicios al ritmo de la canción ‘Yo soy ruso’, que le ponen como trabajo educativo con fines de corrección».

«Para ser sincero, todavía no estoy seguro de entender correctamente lo que son la posironía y la metaironía. Pero si no es esto, ¿qué es?».
Más conmovedor, Navalny publicó una foto de sí mismo con su esposa Yulia el día de San Valentín, su última publicación en Telegram.

«Cariño, contigo todo es como en una canción: entre nosotros hay ciudades, luces de despegue de los aeródromos, tormentas de nieve azul y miles de kilómetros», escribió. «Pero siento que estás cerca a cada segundo, y te quiero cada vez más».
La muerte de Navalny se produce mientras Putin, en el poder desde la Nochevieja de 1999, se encamina hacia un quinto mandato. Las elecciones presidenciales de marzo serán un acto de teatro político: Boris Nadezhdin, el único candidato que se oponía a la guerra de Putin contra Ucrania, no ha podido presentarse, y la votación enviará un mensaje a los rusos y al mundo: el pueblo ruso apoya a Putin y la guerra contra Ucrania. No hay lugar para dar aire a Navalny en los medios estatales en vísperas del carnaval electoral.

La muerte del líder opositor marca también el fin de una era para Rusia. Navalny se había erigido en el líder más destacado de la oposición rusa tras el asesinato de Boris Nemtsov, abierto crítico de Putin, en 2015, a la vista del Kremlin. Aquel asesinato también sacudió profundamente a la sociedad rusa, pero era una época muy diferente. En el momento de su asesinato, Nemtsov y su equipo estaban investigando el despliegue de tropas rusas en la región de Donbás, en el este de Ucrania, algo que el Gobierno ruso negaba oficialmente.

Ahora esa guerra es abierta, tras la invasión a gran escala de Ucrania en febrero de 2022. Y Rusia ha introducido nuevas leyes draconianas que ilegalizan criticar al ejército. Parece poco probable que las enormes protestas contra la corrupción que Navalny consiguió movilizar antes de la invasión se repitan mientras Putin viva. Los artículos de investigación y los videos que Navalny y su equipo publicaron en Internet —y que llegaron a millones de rusos— se enfrentan a una censura digital cada vez más asfixiante.

La respuesta del Kremlin a la muerte de Navalny, por tanto, será reveladora. Putin se negó en el pasado a pronunciar el nombre de Navalny, dando a entender su profundo malestar por la legitimidad que tenía Navalny como líder de la oposición.
Cuando se le preguntó en una rueda de prensa en 2017 por qué su Gobierno temía la competencia de Navalny, Putin volvió a negarse a pronunciar el nombre de Navalny, dando vueltas al asunto refiriéndose a «las figuras que usted mencionó» y «los que usted nombró». Y dejó claro que veía a la oposición democrática rusa como una amenaza existencial. En su retorcida versión, Putin dijo que Navalny era el equivalente del expresidente georgiano Mijail Saakashvili, o el equivalente de los ucranianos que se manifestaron en la plaza Maidan de Kyiv para oponerse al presidente prorruso de Ucrania, que huyó del país a principios de 2014.

«Sobre las cifras que ha mencionado», dijo. «Ya se hizo una pregunta sobre Ucrania. ¿Quiere docenas de personas como Saakashvili por aquí? Los que nombró son una versión rusa de Saakashvilis. ¿Quiere que Saakashvilis así desestabilicen su país? ¿Quiere que vivamos de Maidan en Maidan? ¿Que sobrevivamos a intentos de golpe de Estado? Ya hemos pasado por esto. ¿Quiere que vuelva todo esto?».

La respuesta de Navalny, una vez más, mostró su potente sentido del humor. «A mi colección de ‘palabras usadas para no decir Navalny’ se añade ‘los que has nombrado'», bromeó en Twitter.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí