Pretoria solicitó por segunda vez medidas adicionales contra Israel a la Corte Internacional de Justicia, ante la situación en de hambruna generalizada en Gaza, causada por los bloqueos de las fuerzas israelíes.

Sudáfrica pidió este miércoles a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que imponga nuevas medidas de emergencia contra Israel por, lo que describió, como una “hambruna generalizada” resultante de su ofensiva en Gaza.

Es la segunda vez que Pretoria solicita medidas adicionales a la más alta jurisdicción de la ONU, con sede en La Haya. Su primer requerimiento de febrero fue rechazado.

Sudáfrica dijo que estaba “obligada a regresar a la Corte a la luz de los nuevos hechos y cambios en la situación en Gaza, particularmente la situación de hambruna generalizada”.

Señalaron que su pedido podría ser “la última oportunidad que tendrá este Tribunal para salvar al pueblo palestino en Gaza que ya está muriendo de hambre y que ahora está ‘a un paso’ de la hambruna”, citando a la oficina de la ONU para la coordinación de asuntos humanitarios.

La ONU estima que 2,2 de los 2,4 millones de habitantes de Gaza están al borde de la hambruna especialmente en el norte, donde las fuerzas israelíes bloquean la entrada de ayuda.

En los últimos días, multitudes desesperadas han saqueado camiones de ayuda humanitaria, en hechos que se han saldado con caos y decenas de muertos.

FALLO SOBRE GENOCIDIO
En un fallo de mediados de enero, la CIJ ordenó a Israel que impida cualquier acto de genocidio en Gaza y permita la entrada de ayuda humanitaria al territorio palestino, escenario desde el 7 de octubre de una arrolladora ofensiva militar contra Hamás.

Se trataba de “medidas provisionales”, es decir medidas de emergencia que Israel debía tomar mientras el tribunal evaluaba la cuestión más amplia de si estaba cometiendo genocidio en Gaza, lo que podría llevar años.

En cambio, a mediados de febrero, el tribunal rechazó otra solicitud de Sudáfrica, que buscaba presionar legalmente a Israel para no lanzar una ofensiva terrestre contra Rafah, en el sur de Gaza.

Durante las audiencias, Israel sostuvo que estaba actuando en defensa propia y que estaba haciendo todo lo que estaba en su poder para aliviar la difícil situación de los civiles en Gaza.

La guerra en Gaza estalló después de que Hamás lanzara un ataque contra el sur de Israel que se saldó con 1 160 muertes, la mayoría civiles, según un recuento de AFP basado en cifras oficiales israelíes.

La ofensiva de represalia de Israel ha matado al menos a 30 717 personas, en su mayoría mujeres y niños, de acuerdo con el Ministerio de Salud de Gaza.

(Con información de AFP)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí